7 razones para un Servicio de Informática público

Veo con más frecuencia de la que desearía ayuntamientos que no disponen de servicios informáticos propios, la subcontratación de servicios TIC es común dentro de la administración pública. En tiempos de administración electrónica y relaciones telemáticas con la ciudadanía creo necesaria una reflexión sobre las necesidades tecnológicas de las pequeñas y medianas entidades locales (PYMEL) respecto al número y perfiles profesiones informáticos que poseen.

Estamos inmersos en un cambio en la forma de proceder de la administración que requiere una inversión en infraestructuras, para el despliegue de nuevos servicios digitales, y una serie de profesionales cualificados que sean capaces de abordar y desplegar las soluciones tecnológicas necesarias para alcanzar el objetivo de una administración digital para toda la ciudadanía. Este tipo de profesionales informáticos ha de tener a su vez conocimiento de la gestión pública, deben saber cómo funciona el engranaje y cuales son los objetivos de la administración pública en general puesto que son diferentes a los objetivos de la gestión empresarial.

Existen múltiples razones para incluir perfiles profesionales informáticos en las PYMEL voy a exponer las siete que considero más relevantes:

1.- Capacidad para abordar problemas complejos. Tras el estado de alarma aprobado por el Gobierno para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por el virus SARSCoV-2 fue necesaria una implantación repentina y eficaz del teletrabajo en las administraciones públicas, había que poner a disposición de todo el personal las herramientas y el conocimiento necesario para que pudiera trabajar desde sus casas de la misma forma que desde su puesto de trabajo. Los profesionales TIC en la plantilla municipal son capaces de buscar soluciones inmediatas a este tipo de situaciones difíciles y poseen las aptitudes técnicas necesarias para abordar el proyecto.

2.- Inmediatez en la respuesta. Contar con un área de informática municipal ofrece una rápida respuesta ante cualquier emergencia tecnológica que pudiera surgir. Ante la caída de un servidor de datos municipal, de imposibilidad de acceso a la sede electrónica o el portal de transparencia, la corrupción de la base de datos de terceros o cualquier otro contratiempo, el servicio de informática es el primero en ver las señales de alarma. La rápida reacción tecnológica amortigua el impacto del problema sobre el personal municipal y sobre todo, permite mantener el servicio a la ciudadanía.

3.- Habilidad para desaprender. A ciertas personas les resulta difícil olvidar lo que se han aprendido, nos enseñan a hacer un trabajo de una determinada manera y realizar el esfuerzo consciente para salir de nuestra comodidad intelectual es complicado. Desconectar los patrones establecidos con anterioridad no es tarea sencilla en muchas ocasiones. Sin embargo, todas aquellas personas que trabajamos en TIC reaprendemos prácticamente a diario, vivimos en una actualización constante cambiando los paradigmas. Xavier Marcet en una entrevista concedida al Diario de Sevilla nos habla de la necesidad de desarrollar la capacidad de observación en cualquier profesión y que «desaprender es simplemente la capacidad de adaptación». Una administración capaz de adaptarse a la sociedad que le toca vivir necesita personal que se adapte a la tecnología que viene.

4.- Capacidad para gestionar el cambio. Que levanten la mano todas aquellas personas que trabajan en TIC y que nunca han cambiado un código, una propuesta, un procedimiento, una página web, una definición de bases de datos o cualquier cosa relacionada con la informática después de terminarla y darla por buena. El cambio es una constante en nuestro trabajo: personal con perfiles distintos y maneras diferentes de hacer las cosas que solicitan cambios en aplicaciones, opiniones encontradas sin una buena dirección que generan versiones y versiones de programas o unas elecciones cada cuatro años que provocan modificaciones en formas de proceder que trastocan toda la estructura tecnológica anterior. El área informática está capacitada para realizar todos estos cambios con el menor impacto posible sobre la organización, haciendo la transición de manera natural.

5.- Know-how municipal. El día a día del trabajo tecnológico municipal aglutina un conjunto de experiencias y saber de la organización que no puede ser conocido por personal externo. La forma de trabajar dentro de cada PYMEL es diferente, cada administración y las personas que la conforman tiene su manera de proceder y de actuar respecto a la tecnología. El conocimiento adquirido por el personal TIC cada día, al abordar y solucionar los problemas tecnológicos que van surgiendo, es difícil de transferir a otras personas y es un activo del que la administración no puede prescindir.

6.- Atención personalizada al usuario. No todas las personas poseen la misma habilidad a la hora de relacionarse con la tecnología, el uso de diferentes aplicaciones informáticas de diversos proveedores, la entrada en nuestras vidas de los certificados y firma electrónica o el uso del correo electrónico como forma de comunicación genera continuamente dudas sobre características y manejo de las herramientas. Debemos añadir a estas cuestiones las consultas provocadas por errores de uso incorrecto o bugs informáticos. Tener a personal especializado disponible para resolver estos asuntos ahorra tiempo y costes a la administración evitando las llamadas a call-centers de resolución de incidencias a la espera de una respuesta satisfactoria. La formación interna personalizada que el área informática puede ofrecer unido a un trato más cercano entre trabajadores de una misma organización ayuda a limar los conflictos producidos por la resistencia al cambio.

7.- Faro para el avance tecnológico y la mejora continua. Los constantes cambios tecnológicos requieren personal con el conocimiento técnico necesario para poder asesorar en la transformación que supone la nueva forma de relacionarnos con la ciudadanía mediante la administración electrónica. La capacitación tecnológica que poseen estos perfiles puede orientar a la organización en la toma de decisiones que devenga en un mejor servicio para personas y empresas, del mismo modo permitirá proponer, gestionar y llevar a cabo mejoras tecnológicas que faciliten y optimicen la relación administración-ciudadanía.

Con todo esto no quiero decir que la externalización de los servicios informáticos y telecomunicaciones no sea una opción valida, para nada, en muchos casos este contrato de colaboración entre los servicios públicos y privados ( adquisición y gestión de software o servicios de seguridad ) resulta beneficioso para ambas partes.

Mi intención es poner el foco en el valor del trabajo realizado por los profesionales informáticos y mostrar el beneficio que un área de informática municipal aporta dentro de nuestras PYMEL.

La tecnología cambia rápidamente, la administración también por lo tanto es fundamental que nuestras administraciones tengan perfiles profesionales con profundos conocimientos informáticos, de gestión de proyectos y servicios y gestión pública, con vocación se servicio público, capaces de ofrecer soluciones a las demandas de las empresas y la ciudadanía favoreciendo la eficiencia y eficacia de los servicios públicos y su personal.

Sólo estando dentro de la administración y formando parte del engranaje que la mueve eres capaz de sentirte parte de ella y ver qué pieza puedes mover o cambiar para que el funcionamiento de la maquinaria sea mejor. La visión desde fuera no es la misma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: